1892 – 8 Florines de Oro – Reacuñación – AUSTRIA

470,23 

1892 – 8 Florines de Oro – Reacuñación – AUSTRIA

El reverso de los Florines (o “Gulden”) muestra el perfil del Emperador Franz Joseph I. El anverso muestra el escudo de armas del imperio Astrohungaro con el aguila bicefala, rodeado de la inscripcion “IMPERIUM AUSTRIACUM”,  su denominación 8 Fl. 20 Fr. y el año 1892, en que que finalmente los Gulden fueron reemplazados por Coronas.

Producto nuevo directamente de tubo.
Está compuesto por: 1 Moneda y 1 Cápsula.
Disponibilidad: Entrega aproximada en 7 – 10 días.

 

 

 

SKU: G323 Categorías: ,

País: AUSTRIA
Año: 1892 (reacuñación)
Denominación: 8 Florines

Peso: 6,45 g
Pureza: 9oo/1000

Contenido en oro: 5,81 g
Ceca: Münze Österreich
Diámetro: 21 mm

En 1194, cuando Ricardo Corazón de León pagó 12 toneladas de plata al duque Leopoldo V de Austria, no solo aseguró su libertad después de un año de encarcelamiento, sino que también sin saberlo sentó las bases de la Casa de Moneda de Austria.

Siguiendo la costumbre brutal de la época, después de haber sido insultado por el rey Ricardo I, el duque Leopoldo capturó y encarceló al monarca inglés cerca de Viena, cuando regresaba por tierra a Inglaterra de las Cruzadas. El duque Leopoldo decidió acuñar monedas con su botín, dando inicio así a más de 800 años de historia en la acuñación de monedas en Viena.

Sin embargo, no fue hasta 200 años después que la Casa de Moneda de Viena fue mencionada por primera vez en documentos históricos. Originalmente ubicada cerca de Hoher Markt, luego en la calle Wollzeile y más tarde en el palacio de invierno del príncipe Eugenio en Himmelpfortgasse, desde la primera mitad del siglo XIX, la Casa de Moneda se encuentra en su magnífica sede actual en Heumarkt, en el centro de Viena, donde todavía se acuñan monedas en la actualidad.

En los últimos 825 años, se han empleado muchos métodos de acuñación diferentes. Hasta el siglo XVI, se utilizaba un martillo de acuñar. Luego se implementaron la prensa de rodillos, la prensa basculante y la prensa de tornillo. A partir de aproximadamente 1830, se adoptó la acuñación por anillo, que produce una forma redonda y uniforme. Básicamente, todavía se utiliza en la actualidad, aunque su versión moderna permite acuñar hasta 750 monedas por minuto.

Desde el principio, el experto trabajo artesanal de la Casa de Moneda de Viena también desempeñó un papel vital en la producción de monedas prestigiosas y atemporales de la más alta calidad. La academia de grabado existe desde 1733 en Viena, y todavía se crean obras de arte en miniatura gracias a sus diseñadores altamente talentosos y experimentados. De hecho, la Casa de Moneda de Austria se enorgullece especialmente de la lealtad de su personal, que considera las monedas una pasión más que un simple medio de vida.

Con el tiempo, se establecieron casas de moneda y se acuñaron monedas en toda Austria, en ciudades como Graz, Krems, Salzburgo, Innsbruck y Villach. Sin embargo, con la formación de la República de Austria en 1918, la Casa de Moneda Principal de Viena se convirtió en la única casa de moneda del país y así se mantiene en la actualidad. En 1989, su nombre fue oficialmente cambiado a Casa de Moneda de Austria y se convirtió en una subsidiaria del Banco Nacional de Austria.

Una de las monedas más reconocidas internacionalmente de la Casa de Moneda de Austria es el Tálero de María Teresa. Originado en 1780, el año en que falleció la emperatriz María Teresa, hoy en día el Tálero de María Teresa no solo es la moneda de plata más famosa del mundo, sino que también cuenta con la mayor cantidad de acuñaciones. Estos éxitos internacionales han convertido a la Casa de Moneda en una especie de embajadora de Austria, otro ejemplo destacado es la famosa moneda de oro Filarmónica de Viena. Una de las monedas de oro más populares a nivel mundial, ha desempeñado un papel vital en el desarrollo de la Casa de Moneda de Austria como una empresa altamente exitosa.

Hoy en día, la Casa de Moneda de Austria es un actor global en el suministro de medios de pago. Sus hermosas monedas, acuñadas en el corazón mismo de Viena, son muy solicitadas por inversores y coleccionistas de todo el mundo, así como por aquellos que buscan un regalo valioso y apropiado para sus seres queridos.

Originalmente, el Florín (o “Gulden”) fue una moneda basada en plata que se emitió para circular libremente dentro de la Unión Monetaria Latina, que incluía a Francia, Bélgica, Italia y Suiza. La Unión Monetaria Latina duró hasta los preparativos de la Primera Guerra Mundial. Los países miembros acordaron emitir monedas de igual peso, aleación, tamaño y valor equivalente. Austria firmó un acuerdo preliminar en 1867 pero no logró cumplir con el criterio de moneda para la membresía.

Austria emitió, no obstante, sus propias monedas de 4 y 8 gulden en oro hasta 1892, año en que finalmente los Florines fueron reemplazados por Coronas.